lunes, abril 07, 2008

Glorias del Fútbol: Franco Trastábile

La historia del defensor central Franco Trastábile, es reconocida en el ambiente futbolero como una de las más lindas y duras que los este deporte pueda recordar. Con apenas 18 años, Franco comenzó a hacer sus primeras armas en las inferiores de El Porvenir, un club que por esa época (1987), militaba en el Ascenso argentino.
Si bien Trastábile no tenía un gran dominio de la pelota, su garra y pasión eran reconocidas por propios y ajenos y lo llevo, en poco tiempo, a mechar partidos en reserva y algunos minutos en primera.
Pero en la pretemporada de 1988, su oportunidad llegaría: tras un choque, el defensor titular Julián “Hacha Brava” Ortigoza, se rompía los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, dejándolo afuera de las canchas por, al menos, 7 meses. Esta lesión llevó al técnico Rubén “El rengo” González, a ubicar a Trastábile en la saga central, junto con el recordado Domingo “Guadaña” Hernández. A partir de ese momento, Franco tomaría la titularidad y empezaría a escribir las páginas más gloriosas de su carrera.
Junto a Hernández lograron conformar una de las defensas más duras del Fútbol Argentino, acumulando, entre los dos a lo largo de las 3 temporadas que jugaron juntos 1324 tarjetas amarillas, 523 rojas y 3 años de prisión en suspenso por agresiones físicas. Estas estadísticas llevaron a Trastábile a adjudicarse a fin del año ’90, el premio “Botín de Azufre” al Jugador mas Inescrupuloso del Ascenso y el apodo de “Cirujano Pobre”, porque te operaba sin anestesia, el cual, a lo largo del tiempo se transformó en “El Cirujano” únicamente.
Pero no todo era color de rosas: a principios de 1991 y cansado de la dirigencia del Porve y los problemas para completar los sueldos, Trastábile lograría quedarse con el pase en su poder y sentarse a escuchar ofertas, las cuales no faltaban. Es así, como en Febrero de 1993, arregla su vinculación a Sportivo Luqueño de Paraguay, club donde el Cirujano conocería a los amigos y compañeros más grandes que el fútbol le dio. Pero vayamos por partes, tal como hacía nuestro querido Cirujano que primero te atendía los empeines, después los tobillos y si todavía no necesitabas una silla de ruedas, te colocaba un codazo que te dejaba el tabique más astillado que el de Maradona después de una fiesta en la casa de Guillote en la que estaban invitados Caniggia, Poli Armentano, Samantha Farjat, Pablo Escobar Gaviria, Pablo Echarri, Robert Downey Jr. y Kate Moss, y en el piso había mas merluza que en todo el Cartel de Cali.
Si bien antes mencionamos que su dupla junto a Hernández le había traído buenos resultados al Porve, en el Luqueño se juntaría con tres defensores temibles en toda Latinoamérica: William “el Duro” Gutiérrez, Mariano “Áspero” Ancelotti y Germán “Homicidio Doloso” Galdamez. Entre los cuatro conformarían la línea defensiva del Sportivo y gracias a su dureza e implacabilidad ganarían el apodo de “Los cuatro jinetes del Apocalipsis Óseo”. Con esta defensa, el equipo paraguayo lograría la Copa Andina, derrotando 3-0 al Cerro Porteño en la final, partido en el que Trastábile se llevó el premio “Auschwitz” al jugador más violento luego, de una patada al delantero del Cerro que fue tan fuerte que le rompió los ligamentos del tobillo, además de provocarle una conmoción cerebral, espasmos, leucemia y que el árbitro le mostrara tres veces la tarjeta roja después de la jugada.
Pero este premio sería el principio del fin de Trastábile: la Federación lo sancionó con 99 años de suspensión más la imposibilidad de ocupar cargos públicos y lo condenó a pasar el resto de sus días en una celda de 3x2 recibiendo patadas en sus piernas hasta que le desaparezcan. Pero el Cirujano pudo escapar metiéndose en la mochila de una de las mulas en la triple frontera y regresó a Buenos Aires.
A partir de ahí ya nada fue lo mismo, las drogas, el alcohol y las mujeres ingresaron en su vida, y todos sabemos lo que producen estas últimas en la vida en un futbolista.
Nunca más volvió a ser el mismo. En 1996 volvió al Porve, pero ya no era el aguerrido soldado que se había ido a fines de los ’80 y su momento final llegó en la 3º fecha del apertura ’97, cuando un habilidoso delantero de Comunicaciones lo encaró y lo pasó, con la misma facilidad que Nazarena Vélez entrega su flor si hay guita, fama o 100 de jamón y 100 de queso. Al ver el Cirujano que el delantero, mucho más veloz y joven que él, lo superaba, sacó una .38 recortada que llevaba en el pantaloncito y le puso dos tiros en la rodilla al grito de “’tas en canchero, pendejo?. A ver si te gambeteas esta”. Luego fue reducido por personal policial y trasladado a la dependencia correspondiente.
Hoy Franco “el Cirujano” Trastábile pasa sus días en Marcos Paz como tantas veces las ha pasado en su casa, esperando salir de la cárcel, como si ésta (la cárcel) fuera una sanción más.
A pesar de todo esto, Franco Trastábile siempre será una Gloria del Fútbol.




PD: Hoy es el cumpleaños de Rodrigo, asi que saludenlo o sentiran el poder de Jebus

8 comentarios:

Natita dijo...

FELIZ CUMPLE RODRIGO!!!!!!!!

Cuántas velitas sopla esta vez?


(muy buen post!)

besos a los dos

Rodrigo dijo...

Esteee...¿Qué decir? Fue una sola, de las "mágicas" que no se apagan nunca...
Pero si es por los años, cumplí 24...

Gracias por el saludo...

Besos!

Fenridal dijo...

See Please Here

Lucifer Sam dijo...

Feliz cumpl Rodrigo, digo yo, ¿todos tienen que caer en esta carcel?
Caso honorifico el de Trastábile, muchos como Krupoviesa intentan seguir su doctrina pero se quedan a dos gambas quebradas del camino.

Rodrigo dijo...

De eso se tratan las glorias del fútbol. Pocos pueden alcanzar sus hazañas...

Shakadal dijo...

See Please Here

ani. dijo...

Puf, tarde llegué, lo que importa es la intención, no? Disculpe, MUY FELIZ... POSCUMPLEAÑOS? Espero que lo hayas pasado muuuy bien, Rodrigo, lo digo de corazón.
Besos

Rodrigo dijo...

ani: lo que vale es la intención si, pero yo prefiero que me regalen cosas...
Vos sabes como es esto, yo no me puedo probar el talle de un saludo y usarlo el sabado para ir al boliche...

Ahora, hablando en serio, si, la pase bien por suerte!
Gracias y ojalá te pases seguido por acá

Besos!